miércoles, 13 de julio de 2011

[REC]


Filmado en un estilo a lo cinéma vérité, [REC] (2007) de los españoles Jaume Balagueró y Paco Plaza es una de esas películas que no inventan la pólvora pero no obstante, son capaces de entregar un producto muy bien hecho. Y es curioso pues uno piensa ver más de lo mismo. La forma la hemos visto en películas como El proyecto de la Bruja de Blair, Cloverfield, Actividad Paranormal o El Diario de los Muertos. Y claro está, los zombies no son un recurso novedoso. Quizá el mérito está en saber usarlos. Es decir, dejar de lado el que sean un recurso exótico y sobreexplotado y que en su revestida cotidianeidad se encuentren demasiado cerca. Y que eso precisamente genere miedo.


El film se centra en Ángela Vidal (fenomenal Manuela Velasco), una reportera y Pablo, su camarógrafo. Ambos están haciendo un especial sobre una estación de bomberos y su labor diaria. No obstante, en una salida de rescate que parecía rutinaria de rescate se transforma en una pesadilla y en donde la cámara de televisión será el único medio de registrar el horror que vivirán atrapados en el interior de un edificio junto a un letal virus.




Como decía al inicio, esta manera de narrar el film desde “primera persona” no es algo nuevo. Pero hay ciertas diferencias respecto a otras películas que la hacen más efectiva. Por ejemplo en Diario de los Muertos, la compulsión a filmar la experiencia humana se da desde una posición acrítica. Es una aglutinación de datos sin el deseo de procesarlos. Hay una distancia marcada entre el ojo que observa y el objeto observado que trata a toda costa de evitar cualquier afecto en la mirada. En [REC] se da un proceso totalmente inverso. Aquí, el apetito del ojo termina por forjar un lazo indeleble entre quien mira y lo vivido. El espectador termina cautivado a la par que el protagonista por el choque de la experiencia. La película nos incluye en cada escena urgiéndonos a revelar la fascinación por la mirada.

Allí reside el mayor efecto de la película, en su bien lograda metadimensión, es decir, ser una película dentro de otra. A riesgo de estar usando mal los términos, creo que [REC] constituye uno de los mejores ejemplos del metahorror, y esto porque el horror no se encuentra únicamente en la escena exhibida sino en la mirada involucrada, en el autorreflejo hacia el espectador. ¿Y por qué se da esta necesidad de ir más allá del horror? Probablemente a fin de elidir la distancia ascética entre el objeto a mirar y el espectador. En esta manera de involucrarse y ser absorbido reside una forma de inyectar miedo. Miedo básico y no el disgusto del splatter reducido a puro efecto (Hostel, Saw, etc.).

Horror
Oscuridad, claustrofobia...

En relación a los personajes, es innegable que fuera de Ángela, el resto se acerca a la unidimensionalidad. Pero esto no siempre es contraproducente como este film muestra en el uso de personajes instrumentales. El camarógrafo se reduce a ser mirada de otros y por ello no tiene voluntad propia. Debe ir hasta el final para que el espectador lo vea todo. Aunque la maestría también está en no siempre mostrar. En este género, es común la desconfianza y el miedo a la autoridad. El ejército americano en The Crazies, una poderosa farmacéutica en Resident Evil, etc. pero donde este poder coercitivo se mostraba siempre en toda su amenazante “omnipotencia”. Aquí, los directores juegan con esto y son una de las pocas cosas que el ojo compulsivo no puede ver. Ellos, la policía, el gobierno, quien sea, son casi invisibles, siluetas bajo las capas de protección del edificio en cuarentena. Y este manejo de lo que no se puede ver, constituye también una manera de potenciar el misterio, el miedo a lo intangible que todo buen film de horror debe tener. Sin duda, una película que vale la pena ver.


Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook
Se produjo un error en este gadget.