jueves, 7 de julio de 2011

Wrong Turn 2: Dead End


El horror debería estremecerte. Dejarte con el corazón en la boca. Hacerte voltear los ojos al no poder soportar mirarlo cara a cara. Lo que el horror nunca debe hacer es darte una clase sobre moral y buenas costumbres. Y eso lamentablemente es lo que pasa con la película de Joe Lynch, la cual debajo de toda la capa de sangre y vísceras, lo único que deja es que debemos portarnos bien o seremos el almuerzo de otros. La Vuelta equivocada 2, en realidad no tiene una trama tan mala. Refrita, quizá. Poco innovadora, probablemente. El problema es qué se esconde detrás.

La historia se centra en los participantes de un reality show llamado “Apocalipsis: el superviviente supremo”. Entre los participantes están un futbolista lesionado que entra al juego para ganar el dinero y estudiar medicina. Un skater sin mucha inteligencia. Una soldado que había sido destacada en Medio Oriente y lesbiana. Una modelo bastante lasciva. Una vegetariana con historial suicida y la productora del show que además era la novia del director. Estos seis participantes pronto constatan que no están en un juego de supervivencia, sino en una pesadilla cuando sean cazados por una familia de caníbales que han mutado a causa de residuos químicos de una fábrica.

Hasta allí, no es descubrir la pólvora. Es casi una mezcla entre Masacre en Texas y El despertar del diablo. Donde empieza a ponerse sospechosa la película, es cuando uno sale del encanto del gore y se percata del discurso tan moralista que tiene el film.

Image and video hosting by TinyPic
Eh... estoy sin palabras

Para resumirlo, me quedo con una escena. Michael, el director, necesita subir la audiencia. Asi que le pide a Elena, la modelo, que seduzca a Jake, el futbolista, y tengan sexo en cámara. Elena que era más fácil que la tabla del 1 se pone en bandeja de plata, pero Jake la rechaza pues sólo desea ganar el concurso, además que su familia miraría el show. Bajo esa premisa se construye todo el film. Como una castración a cualquier tipo de exceso sexual. Por ello no sorprende que Elena sea brutalmente masacrada y Michael, decapitado. Que el skater que sólo piensa en sexo junto a la soldado lesbiana mueran atravesados. Y la incestuosa familia de caníbales tenga un destino parecido. Obviamente, los únicos que se salvarán, son Jake y Nina, la vegetariana. No obstante, algo que distingue a estas películas es también premiar una ética individualista. Donde cada uno vele por sí mismo dándole la espalda a regresar a la comunidad. Y Nina representa ello, y en sus palabras, la única persona en la que puede confiar, es en ella misma. Sin embargo, hacia el final de la película ella contradice sus palabras dándole un giro inesperado al film.





En resumen, como explosión de sangre, está bien. Tiene sus momentos sin ser nada del otro mundo. Aunque en verdad, la cena de Nina con los caníbales en realidad es un calco de de la inefable escena del banquete de Masacre en Texas donde Sally está amarrada también a una silla. Digamos que sea un homenaje. Pero donde falla clamorosamente, es en su imposibilidad de decir algo sobre la época, quedándose en un discurso anacrónico y pacato. Ni siquiera se puede salvar esa arista ecológica, que por ejemplo El despertar del diablo lo hace mejor. Lo más triste, es que se trata de una trilogía, y peor aún, que ésta es la mejor de las tres.


Image and video hosting by TinyPic
A correr por tu vida


Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook
Se produjo un error en este gadget.