jueves, 7 de julio de 2011

Heavy Rain


Heavy Rain no es un videojuego. Heavy Rain no es una película. Heavy Rain es casi una obra maestra que está por encima de las categorías comunes del entretenimiento. Y no estoy exagerando. Tiene de película neo-noir, como The Usual Suspects, tiene ingentes cantidades de drama, como Mystic River, y si se decidiese, tiene todo lo que Saw jamás podrías ser. Y me quedo corto. Sólo los épicos Metal Gear Solid habían logrado que atravesar un nudo en mi garganta, pero Heavy Rain se consagró.


Cuando estaba en el colegio, me volví fanático de unos libros de Indiana Jones que eran por decirlo de alguna manera, interactivos. A medida que avanzabas la aventura, podías decidir el destino de Indiana y acabar en un final trágico o como un verdadero héroe. Trasladen eso, a las posibilidades que te da un juego de última generación, con una trama digna de película ganadora de Oscar y las posibilidades son infinitas. Y lo genial, es que tener múltiples finales, añade vida al mismo juego, además claro de los contenidos para descargar como episodios sueltos.



La trama sin tratar de revelar demasiados datos, va más o menos así. El personaje principal es Ethan Mars. Un arquitecto exitoso, con dos hijos y una maravillosa esposa. Su vida es un idilio hasta el cumpleaños de su hijo mayor, Jason. Ese día, Ethan dejó de vigilarlo en un centro comercial y cuando lo encontró, estaba en medio de la pista. Ethan intentó salvarlo pero no solo no pudo evitar la muerte de su hijo, sino que fue atropellado dejándolo en coma y causándole un ligero daño cerebral. Al despertar, Ethan culpándose de la muerte de Jason sufre de depresión, agorafobia y pérdida de conocimiento. Su matrimonio ha terminado y comparte la custodia de su hijo menor, Shaun. Mientras Ethan jugaba con su hijo en un parque, sufre otro bloqueo mental y pierde a su segundo hijo.

Esta tragedia, es vinculada con la amenazante presencia del Asesino del Origami. Un sicópata que raptaba a niños, los encerraba por 4 días en un pozo para que se ahoguen en agua de lluvia (de allí el título), y luego los abandonaba con un origami en la mano. A raíz de estos desvanecimientos, Ethan piensa que él podría haber desarrollado una personalidad alterna y ser el Asesino y haberse llevado a Shaun para probar el amor que siente por su hijo. Pero el misterio no debe ser resuelto por él solo, sino que se suman tres personajes más, cuyos descubrimientos están imbricados para encontrar la respuesta y la posibilidad de salvar a Shaun y a ellos mismos.

Image and video hosting by TinyPic
Heavy Rain no es solo un juego, es toda una experiencia


El segundo personaje es Scott Shelby, un retirado oficial de la policía que funge de detective privado. Él ha sido contratado por las familias de las víctimas para encontrar al Asesino que la policía hasta el momento ha sido incapaz de atrapar. Ante la presión pública y de los medios, la policía recurre a un investigador del FBI, y el tercer personaje, Norman Jayden. Jayden además de ser uno de los más hábiles detectives del FBI, posee un sistema experimental de investigación llamado ARI (Added Reality Interface), lo que permite al jugador no sólo ser capaz de examinar al detalle las escenas del crimen, sino que a partir de las pistas y archivos, llegar a una respuesta final y salvar a Shaun. O fallar miserablemente y ser responsable de su muerte. Y el personaje final es Madison Paige, una periodista que eventualmente se involucra con el caso del Asesino del Origami y cuya investigación personal pone constantemente en riesgo su vida, pero que encuentra pistas donde la policía no está buscando. Dependiendo de las acciones que tome, puede también llegar a conocer a Jayden o a Ethan.

La experiencia de Heavy Rain no se basa en la habilidad del jugador, digamos en su familiaridad con los controles o incluso, con el uso regular de videojuegos. Al contrario, Heavy Rain combina un control sencillo con un perfecto ritmo narrativo. Y esto da como resultado una experiencia envolvente, emocional y absorbente.

Como conclusión, este no es un juego para todos. Y no es que tengamos que reducir todo al simplismo que estamos frente a algo ficticio. Al contrario, creo que la interactividad se basa a que cada momento también nos interpela, haciéndonos uno con la encrucijada que vemos en pantalla. Como jugador, tienes el control de la historia y si por un lado los personajes se enfrentan a una decisión de vida y muerte, por otro lado el asalto moral no se reduce a éstos, sino a ti mismo en cuanto es al final tu decisión la que concluye que tanto vale sacrificar una vida por otra. Y quizá por ello, más allá de lo que se pueda decir de Heavy Rain, toda su riqueza se guarda para cuando uno lo experimente por sí mismo.




Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook