martes, 12 de julio de 2011

Predators


Una de las mejores estrategias para presentar a un enemigo que infunda miedo, es a partir de temer lo que no puedes ver. Probablemente, porque existe un miedo interno a cómo la nada puede engendrar algo. Es decir, que en lugar de aquello que no vemos, podemos proyectar una imagen monstruosa y distorsionada de lo que realmente es. Quizá por ello el Depredador, quien es un cazador silencioso e invisible, sea tan efectivo. Excepto por un detalle. El Depredador es aún más monstruoso que cualquier imagen previa posible. Y eso lo hizo un ícono de este mundo que mezcla mucha acción y ciencia ficción. Hasta que tuvo la mala suerte de tener una secuela deficiente, y unas películas olvidables con los Aliens.


Ante un panorama de horror, Nimród Antal alzó la mano para dirigir Predators (2010). Y mientras el escepticismo, comprensible como se entiende, crecía pensando que nos enfrentábamos ante los estertores de una franquicia que ya no daba para más, empezaron a salir los nombres de los actores involucrados. Adrien Brody, Laurence Fishburne, Topher Grace, Alice Braga, Danny Trejo y uno ya sentía que el proyecto podía caminar. Salían los trailers y la emoción crecía pero al mismo tiempo, el temor que al buen Depredador ni con su camuflaje óptico podría salvarse de la muerte.

Image and video hosting by TinyPic
Nikolai vs the Tracker

Hasta que llegó la película. Y con ella, la redención de los Depredadores. Siento que Predators es a la original de John McTiernan, como lo fue Aliens (1986) para la franquicia de los otros extraterrestres. Un paso adelante, lo que consiste en expandir y no explotar el nombre. Y lo hace de una manera curiosa pues apela a un innegable bagaje nostálgico. Hay muchos paralelos con la película original, desde el escenario (la selva), el grupo de personajes (un escuadrón de soldados y ahora uno de mercenarios), escenas que se retoman, como las trampas para atrapar al Depredador, la pelea de espadas que recuerda el enfrentamiento de Billy en el primer film, y por supuesto la pelea final que termina con la selva arrasada casi como fue la conclusión de la pelea de Schwarzenegger. Y a pesar de ello, no se puede decir que estamos viendo un remake. Quizá un tributo o como quieran llamarlo, pero a partir de eso, se construye una historia. Y lo más importante, que es una buena historia ya que no sólo se centra en los personajes humanos, y las tensiones lógicas entre ellos, sino que no deja de lado a los Depredadores y permite conocer más de su universo, como el feudo entre las razas, etc.



Además, para los fans de este género, la película comienza de manera genial. Nada de introducciones sosas. De contarnos por media hora que un personaje es un desadaptado, que nadie lo quiere, que está solo en la vida, nada de trivialidades insulsas. La película comienza directo en la acción con Royce (Brody) cayendo desde el cielo a esta selva, que resulta ser un planeta de caza. Al caer, conoce a Nikolai (Oleg Taktarov) un soldado Spetsnaz, Cuchillo (Trejo) un miembro de los Zetas, Isabelle (Braga) de las Fuerzas de Defensa de Israel, Hanzo (Louis Ozawa Changchien) un Yakuza, un guerrillero de Sierra Leona, un psicópata condenado a muerte y Edwin (Grace), un doctor. Y este variado grupo funciona muy bien, a pesar que trabajan sobre personajes tipo, la dinámica entre ellos hace a sus personajes creíbles. Personalmente, la actuación de Topher Grace me dejaba dudas. Pero no resultó tan mala y definitivamente, mejor que lo que hizo en Spider-Man 3. Alice Braga (Blindness) no me acuerdo haberla visto en una película de acción, pero también resalta. Y todos los ojos estaban en Adrien Brody. Lo quiera o no, estaba calzando los zapatos de Arnold y eso era un peso del cual no era fácil sacudirse y quien lo ha visto en Summer of Sam, The Pianist, King Kong, pensarlo como el personaje principal de una película de acción no era sencillo. Y aunque no haya resultado perfecto, Brody hizo un muy buen trabajo y vendió un personaje creíble.

Image and video hosting by TinyPic
“This planet is a game preserve, and we’re the game.”

Como acción pura, no tiene pierde. Hay escenas que son para ver una y otra vez. Cuando los Predators le sueltan los “perros” a sus presas, el encuentro entre el Yakuza y el Predator Falconer y sobre todo, la pelea entre el Predator Berserker y el Predator original. Solo puedo decir: sanguinario. En resumen, con una acción casi sin parar (la única pausa es la singular aparición de Fishburne), unos personajes bien construidos, unos enemigos aún mejor hechos, batallas a diestra y siniestra y una dosis de brutalidad necesaria, esta película es la digna heredera del Depredador. Gracias totales.


Image and video hosting by TinyPic
El Berserker


Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook
Se produjo un error en este gadget.