jueves, 7 de julio de 2011

Unbreakable


M. Night Shyamalan (Sexto Sentido, Señales) es uno de esos directores que no brinda un detalle en vano. Cualquiera que haya visto Sexto Sentido, ha necesitado verla otra vez al conocer el sorpresivo giro del final. Si bien Unbreakable no llega al nivel de maestría de la anterior, de todas maneras su inesperado final permite apreciar cómo Shyamalan va engarzando el ritmo de cada escena, la carga dramática de éstas, como si fuesen piezas de un rompecabezas que no podemos visualizar hasta que la última pieza esté en nuestras narices.


En este film tenemos a David Dunn (Bruce Willis), el único sobreviviente de un trágico accidente de tren. Esto lo lleva a pensar que no puede ser lastimado, dado que en su historial no registra siquiera haber estado enfermo alguna vez en su vida. Esta sospecha fue alimentada por Elijah Price (Samuel L. Jackson); un artista que nació con un defecto óseo que lo hacía al contrario de Dunn, extremadamente frágil y enfermizo. Debido a este estado, Elijah no desarrolló una vida social de adolescente sino que por su tiempo en hospitales, se volvió un compulsivo lector y coleccionista de comics. Al punto que dedicó su vida a estudiarlos y pensar que detrás de las viñetas se encontraba una forma de entender el mundo. Elijah estaba convencido que David manifestaba poderes similares a un superhéroe y en la medida que fuese bien encarrilado, efectivamente llegaría a convertirse en uno real.



Unbreakable presenta dos temas imbricados. El primero de ellos, es dilucidar que está atrás del Superhombre. Ni el superhombre ni el villano, que no es una idea que se encuentre más allá del bien ni del mal. Ambos son rostros de una misma moneda. Son seres al extremo pero que comparten una raíz común. Tanto es así, que no se podría refutar que el villano sea el reverso especular del héroe. De allí surge el segundo tema y principal de la película: la búsqueda de identidad. En el mundo de lo común y corriente, lo singular tiene un mayor esfuerzo para encontrarse. Para hacerse de un lugar, una identidad, una razón para existir en el mundo. Pero si este individuo singular no logra encontrarse, quizá el camino que ha estado tomando en algún momento se desvió peligrosamente hacia un punto sin retorno. Tanto David como Elijah padecen este sufrimiento. David no sabe qué hacer con su vida y trata de salvar a su familia en crisis. Elijah del mismo modo, está buscando una respuesta y sólo puede sentir que a partir de David podrá definirse. Y es que no saber quién o qué es uno, no es preocupante. Es aterrador.

Image and video hosting by TinyPic
Jackson & Willis

Por último, para disfrutar más esta película creo que no debe ser comparada con otros trabajos de Shyamalan. Por el contrario, creo que debe ser apreciada por sí misma como el espejo de un género muy en boga en este siglo como el de superhéroes. Mientras estamos siendo saturados por la superficie y vacuidad de un género con muy pocos films memorables, no está mal apreciar una revisión al bagaje cultural y moral de estos héroes que permitan quedarnos con algo más que el efecto especial. Definitivamente una película recomendable.


Image and video hosting by TinyPic
Mr. Glass

Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook