jueves, 7 de julio de 2011

Dead Snow


Cuando ya no quedó más sitio en el infierno, los muertos empezaron a caminar sobre la Tierra. O al menos, eso es lo que profetizaba George Romero en el Amanecer de los Muertos. Con él, los zombies llegaron al apogeo del horror con características que uno ha hecho intrínsecas al muerto viviente. El zombie es una fuerza indómita, irracional, voraz y los más puristas añaden la lentitud de sus movimientos compensada por atacar en número a sus víctimas. Sin embargo, los géneros mutan. El horror se mezcló con la acción, ciencia ficción (Resident Evil), comedia (Zombieland), el zombie ahora corre, piensa, recuerda, planea. Incluso el mismo Romero en Land of the Dead nos mostraba estos nuevos aspectos en sus muertos vivientes.


En todo caso, todas estas películas, con mayor o menor éxito, usan al zombie como un vehículo para contar una historia, interpelar la naturaleza del ser humano, etc. La única excepción que viene a mi mente son las que caen en la categoría de splatter, por ejemplo Evil Dead de Sam Raimi o Braindead de Peter Jackson. Y esto debido a que la trama en sí pasa a un segundo plano y es el gore, la destrucción del cuerpo, llevado a tal extremo que se vuelve jocoso por lo exagerado, característica que termina por dar coherencia a la película que de otro modo terminaría flotando en el aire. Toda esta introducción que podría ser aburrida sirve por dos motivos. Primero, porque permite enganchar a Dead Snow (2009) del noruego Tommy Wirkola en algún lado y segundo, porque quería burlarme de la película y su pesada intro de 40 minutos hasta que al fin hacen su aparición los zombies.

Image and video hosting by TinyPic
El homenaje a Braindead

Y ese es su mayor defecto, es bastante lenta al inicio. Pero la espera vale la pena ya que cuando los nazis de Wirkola hacen su aparición, el ritmo se vuelve vertiginoso. Una carrera a matar salpicada de muchísima sangre y vísceras. Dead Snow y sus nazis es totalmente irreverente, emulando un humor negro al estilo de Braindead que sin llegar a ese nivel, tampoco queda como una mala copia. Por ello, no son gratuitos los guiños a las películas que se han mencionado. El gordito (personaje típico de estas películas) trae a la conversación los filmes de Raimi y lleva puesto su polo de Braindead mientras los zombies nazis lo descuartizan. U otro personaje, que como Lionel en la película de Jackson, destajaba zombies ya no con una cortacésped sino con su moto de nieve. Suena absurdo, pero quizá el mérito es que al llevarlo a la pantalla, no resulte chocante sino divertido. Y aunque Dead Snow camine entre el horror y la comedia sabe mantener su cuota de tensión. Principalmente gracias a sus zombies que no son un chiste, como los de Peter Jackson. Al contrario, mantienen en todo momento su aspecto amenazante y furioso. Sin contar que como zombies modernos, corren detrás de sus presas, incansables, voraces y rencorosos. Porque eso sí, ahora no solo muerden y devoran, sino que te golpean a traición.



No cuento la historia porque no tiene importancia, como tampoco por qué los nazis regresan a la vida. Lo rescatable es que a pesar de todos sus defectos, el de la introducción es el más llamativo, cumple en su objetivo. Esto es, ser básicamente entretenida. No va más allá ni queda a medio camino. Y así como no pasará a la posteridad, tampoco alguien va a lamentar verla. Dos escenas pagaron la película. Una, un personaje es mordido en el brazo por un zombie. Llora amargamente pero se le prende el foquito. Se amputa la extremidad y quema la herida. Ha ganado… o eso piensa, pues desde la nieve aparece otro zombie y le muerde los genitales. La mirada de lamento y fracaso es para reírse por horas. Y la segunda escena, es el final del film que resulta apoteósico con toda la montaña rodeada de nazis. En resumen, Dead Snow es una película correcta y divertida y recomendada para quienes entran a este género.


Image and video hosting by TinyPic
Eins, zwei, die!


Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook