lunes, 31 de marzo de 2014

Calvaire

La primera película que vi de esta nueva ola de horror francés fue Haute Tension (2003), película que personalmente me encanta y me convenció a armar un proyecto al respecto. Por supuesto, hay puntos muy altos como la durísima (pero genial) Martyrs (2008) o muy decepcionantes como Sheitan (2006). Pero hay casos, como Trouble Every Day (2001) y precisamente Calvaire (2004) que si nos quedamos en los detalles lineales de la historia, podríamos perder de vista lo ambiciosos (o presuntuosos) que resultan para un género que se ha visto revitalizado desde el cine en francés, aunque Calvaire sea en realidad una película belga dirigida por Fabrice Du Welz. Pero para términos prácticos homogenizamos esta corriente de cine francófono


Aclaro esto porque Calvaire no es un film sencillo ni de ver ni de comprender. Siendo honestos, pienso que hasta ahora no lo he hecho y solo tengo un par de ideas sueltas para intentar interpretarla. La historia se centra en Marc Stevens (Laurent Lucas), un cantante pop venido a menos. Subsiste dando recitales en asilos, en donde es asediado por las enfermeras y ancianas del lugar. Marc, a pesar de algunos flirteos, las rechaza. En el camino a la ciudad, su camioneta se malogra y debe buscar ayuda en un hostal apartado. El Sr. Bartel, propietario del lugar, promete ayudarle si se queda esa noche y si evita visitar el pueblo que parece no ser muy amigable. Marc, no obstante, merodea y descubre las extrañas costumbres de algunos pobladores y sus prácticas zoofílicas. Conversando con Bartel, este le confiesa que también es un artista. Un comediante, pero que su esposa Gloria lo dejó hace mucho. Al día siguiente, Marc descubre que Bartel en lugar de arreglar su camioneta, la está destruyendo. Y a partir de ese punto, todo el mundo de Marc se vuelve un oscuro delirio.



Su anfitrión lo golpea, le corta el cabello y lo viste con la ropa de la esposa. Marc evidentemente trata de huir pero solo para ser capturado y vejado nuevamente. Y cuando la insania parecía haber llegado a un punto culminante, Bartel va hacia el bar del pueblo para amenazar a todos que nadie podía tener a su esposa. Lo que sigue en ese instante, con un baile desquiciado e inexplicable, es uno de los segmentos más inquietantes e incómodos que haya visto en un film de horror. Imborrable.

Al acabar de verla, luego de haber sufrido junto a Marc/Gloria un verdadero infierno, mi primera pregunta fue qué cosa ha pasado. En un primer momento, uno está tentado a llevar a Calvaire por las líneas de este horror de lo externo, de lo desconocido, más allá de la ciudad y los límites de lo civilizado y la razón. En la tradición de The Last House on the Left o The Texas Chain Saw Massacre. Sin embargo, no es tan sencillo encontrarle lógica a la locura. Y eso es precisamente lo que ocurre en esta película. Como una pesadilla, como el estado psicótico de Bartel, no hay manera de trazar y sostener un límite entre lo real y el delirio. Bartel le cuenta a Marc un chiste sobre unos enanos vestidos de rojo. Tiempo después, en la persecución en el bosque, estos aparecen como parte del fondo. No tienen voz, no se mueven, solo están ahí. Perturbando nuestra mirada. Precisamente, detalles como esos dan vida a esta película. Lo cual no es tan sencillo para una estructura tan caótica y demencial, pero no por eso, sin sentido.

Image and video hosting by TinyPic
Cualquier explicación es bienvenida

Cayendo un poco más en este pozo de locura, hay otro detalle a atender. Saliendo del asilo, no hay más mujeres en el resto de la película. Solo al inicio, Marc es el centro de atención y deseo de estas señoras. Pero luego hay un tránsito literal y metafórico hacia el pueblo dejando atrás lo civilizado adentrándose hacia este espacio donde la razón se encuentra suspendida. A partir de ese momento, ya para el espectador debía ser obvio que toda opción de escape se vuelve imposible.

Image and video hosting by TinyPic
"No me gusta afearte"

En el pueblo, Marc vuelve a ser el centro del deseo. Sobre todo de Bartel para quien Marc se transfigura en Gloria. Es pertinente tener allí en cuenta la escena del corte de cabello. Tal como sucede en Frontière(s) (2007), la transformación física es dejar atrás las capas humanas que son la superficie de una cordura ficcional. Encarar el horror no puede darse sin este paso, el dejar atrás (de manera obligada) aquello que fuimos para aceptar lo que debemos ser. En este caso, no es que Marc deba ser Gloria, sino que encarne ser el objeto de deseo de estos individuos. Y de cierto modo, también reconocerse a partir de ellos.

Narrativamente no hay muchas explicaciones respecto al pueblo, la gente que la habita y las mujeres que no existen. Tampoco es necesario que haya algún tipo de aclaración. Lo concreto es que aquellos que aún están vivos necesitan de algo. Bartel, el sujeto idiota que busca a su perra, y todos los del pueblo. Todos desean ser deseados, amados, para liberarse de esa vida monótona y enervante. Es la soledad, la culpa, la falta de amor lo que los enajena, los deshumaniza y hunde en esa demencia colectiva. Todos los sujetos de esta película se muestran como individuos lastrados por una carencia. Una falta que se materializa en dolor. Y luego, como locura. La clave para esta lectura está hacia el final, cuando Marc es perseguido por todo el pueblo. Ya hacia el último instante, cuando su cazador está a punto de morir, pide ser amado una última vez. Y Marc le dice que lo ama. Un amor entendido como perdón, como despersonalizar todo el infierno físico por el que ha atravesado para salvar(se) de ese vacío que los ha ido consumiendo. Claro está, es una lectura cercana a la figura cristiana, pero el título de Calvario no es gratuito y permite correr ese riesgo.

De la gran parte de buenas películas de horror francés que hemos tenido este siglo, Calvaire quizá no sea la más adecuada para empezar. Incómoda y compleja de seguir, asemeja más el camino de una pesadilla.Un fragmento de horror surrealista. Y paradójicamente, esas son suficientes razones para tampoco dejarla de lado.



Calvaire (2004) on IMDb
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook
Se produjo un error en este gadget.