viernes, 25 de enero de 2013

Blacksad

Si bien es cierto que el comic de superhéroes (norteamericanos) es el género predominante en la industria, de vez en cuando es importante darse un respiro y buscar alternativas que eviten esta saturación. Por suerte, una amiga me recomendó Blacksad de la editorial francesa Dargaud, de la cual y también por la misma persona, ya había leído Le Scorpion, una genial historia acerca de conspiraciones religiosas y políticas en el siglo 18 con una dosis de ácido humor. Con esa referencia, busqué de inmediato Blacksad, escrita por Juan Díaz Canales y con el arte de Juanjo Guarnido y me llevé una sorpresa al ver en la carátula a un gran gato negro.

Pero no hay que dejarse llevar por la primera impresión, a pesar de ser una historia con animales antropomórficos, no es por ningún lado infantil. Todo lo contrario, con un registro cercano al film noir y ambientado en Estados Unidos aproximadamente por los años 50, las tramas giran desde asesinatos pasionales en el primer volumen, crímenes de odio racial en el segundo, el tercero girando sobre el miedo nuclear y la paranoia del Macarthismo que derivó en la caza de brujas contra los comunistas y el último, retomando el thriller policial mezclado con el vudú, heroína y corrupción.

Como señalaba al inicio, el protagonista es John Blacksad, un investigador privado y un gato negro. En el primer tomo, Un lugar entre las sombras (2000), conocemos al personaje el cual investiga el asesinato de su antigua novia. Aquí se sientan las bases de todo este universo que se nutre de la tradición de la novela negra. La preponderancia del detective y su intelecto, la seducción de la femme fatale, la preocupación social encarnada en el hombre incorruptible como justiciero urbano que triunfa sobre los criminales y la podredumbre de la sociedad y sobre todo mucha intriga y suspenso.

Image and video hosting by TinyPic
La palidez del miedo

Artic-Nation (2003), el segundo tomo, lleva a Blacksad a investigar el secuestro de una niña negra, supuestamente por un grupo supremacista blanco y se enfrenta a la violencia y segregación racial de la sociedad americana de los 50. Es una mirada en retrospectiva hacia el estigma que resultaban las relaciones interraciales en una sociedad polarizada por el odio hacia lo diferente.

Image and video hosting by TinyPic

El tercer volumen, quizá el más ambicioso de todos, es Alma Roja (2005). El foco sale de lo particular y lleva la trama a un impacto más global. El temor rojo, es la paranoia norteamericana a la influencia comunista o de izquierda radical que menoscabaran el predominio de Estados Unidos en medio de la carrera nuclear con la Unión Soviética. Así, Blacksad se ve envuelto en intrigas políticas, asesinatos dirigidos a miembros de izquierda de la élite intelectual, etc. En vista de este background histórico, no sorprende la referencia a personajes reales como el senador Joseph McCarthy e incluso Adolph Hitler. Personalmente, uno de mis tomos favoritos.

Image and video hosting by TinyPic
...bajo esa vieja magia negra llamada amor ♪

Por último, El infierno, el silencio (2010), regresa a Blacksad al drama humano. En Nueva Orleans, Blacksad es contratado para encontrar a un heroinómano pero famoso pianista mientras va descubriendo un caso de corrupción que amenaza su propia vida. Al fracaso del individuo, se suman temas como el poder, la injusticia e impotencia, la lujuria y sobre todo, la muerte. No por gusto, es Nueva Orleans el escenario, donde la mista muerte baila en las calles.

Image and video hosting by TinyPic
La decadencia y derrota
Para finalizar, no es sorpresa que Blacksad haya recibido una nominación a los premios Eisner, así como haber sido galardonada en Europa. Las historias nos envuelven de principio a fin, no solo por el fantástico arte de Guarnido, sino porque e aspecto de caricatura, rápidamente queda en un segundo plano gracias a la magnífica construcción de los personajes, mérito de la excepcional narración de Díaz Canales. Si bien es cierto, que para que una buena historia policial funcione, deben existir villanos realmente detestables (por ejemplo Huk en Artic-Nation), en la mayoría de personajes los límites del blanco y negro se han difuminado, creando personajes grises, al borde de la derrota pero con un resquicio dentro de su alma (¿es honor? ¿o el simple hecho de no ser parte de la decadencia de su cotidianeidad?) que los hace desear vivir un día más. Gran logro entonces, haber creado un universo tan humano.

Tags:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook