miércoles, 29 de agosto de 2012

Total Recall


La noción de la mirada enamorada, consta de tres elementos. La fuente, el blanco y el filtro. Las dos primeras no ameritan mayor explicación, y el filtro condiciona la relación entre las dos primeras instancias, casi siempre ponderando sus virtudes y obturando sus defectos. Es decir, el filtro es el interés de la fuente en el blanco, de verse reflejado o ver proyectado algo de su individualidad y cómo se involucra libidinalmente en aquello que mira. Algo similar me sucede con el cine de ciencia ficción de los 80 y principios de los 90, películas con las que crecí y aprendí que el frenesí de las imágenes no solo estaba para cautivar al espectador sino que permitía un espacio que debatiera las inquietudes del sujeto en la época, cuestionamientos hacia su naturaleza contrapuestos a su tiempo, su historia, su espacio, etc. De la mano de la experiencia visual, iba una expresión. Y entre esas películas a las que siempre puedo regresar y encontrar algo nuevo, están The Terminator (1984), RoboCop (1987) y Total Recall (1990).


Mientras la primera es una franquicia aún con vida, las dos siguientes han sido objeto de reediciones para una generación de nuevos espectadores. Len Wiseman (director de la saga Underworld) es el responsable de este remake, Total Recall (2012), y el resultado si bien no es totalmente malo, se encuentra muy por debajo del trabajo original de Paul Verhoeven. En este film, el planeta devastado por las guerras químicas, se ha convertido en un yermo tóxico con solo dos regiones habitables, una región europea dominada por Gran Bretaña y una colonia de trabajadores en lo que antes era Australia. Entre la metrópolis y la colonia, hay una pugna de poder y Douglas Quaid/ Hauser (Colin Farrell), es el doble agente enviado para espiar a los disidentes pero termina simpatizando con ellos y convenciéndose que la metrópoli y su canciller Cohaagen (Bryan Cranston) son unos tiranos.


Resaltando primero lo positivo, es necesario decir que el film visualmente es atractivo, con efectos especiales bastante logrados, aunque a algunos de ellos me parecería haberlos visto en I, Robot (2004). Lori (Kate Beckinsale), la falsa esposa de Quaid es un buen personaje y con mayor peso que lo que hizo Sharon Stone en el film de 1990. Colin Farrell tampoco actúa mal, aunque no eran tan complicado superar a Arnold en ese aspecto. Se destacan también los constantes guiños al original (cosa que agradezco) como la escena del punto de control por la cual Quaid trata de pasar inadvertido. Schwarzenegger lo hacía disfrazado de mujer, y genera nostalgia que Wiseman haya hecho un homenaje a ese momento en particular. Y más allá de una fluida acción sin pausa, sobre todo a partir de la segunda mitad del film, todo queda en eso. Diversión y nostalgia. Es quizá una añoranza al poder crítico de la ciencia ficción reformulado ahora como simple parodia.

El resumen que realicé de la película no fue gratuito pues allí radica mi mayor decepción. Mientras en la cinta original de Verhoeven, no por gusto había añadido a su RoboCop al mismo lado, el argumento giraba en torno a un individuo cuya memoria es construida a partir de falsos recuerdos, a fin que se infiltre en la resistencia para destruirla por dentro –idea que se mantiene acá- la diferencia radica en el motivo detrás de este plan. En el film de Verhoeven, deposita un mayor peso en su desconfianza al poder político no alrededor de la búsqueda de bienestar del ciudadano, sino en la del desarrollo económico por sobre el individuo. Una escena fundamental es cuando Cohaagen, el gobernador de Marte, no solo ataca a los pobladores con la fuerza del orden sino que cierra el pase del oxígeno a Venusville en represalia por atentar contra los intereses económicos de la colonia.

En cambio en la cinta de Wiseman, este cuestionamiento desaparece y tenemos al canciller Cohaagen quien lleva a cabo un agresivo plan de expansión territorial. Mientras los colonos son simples víctimas de la situación sin llegar a ser ni siquiera personajes, sino decoración pura. Solo el grupo de resistencia de Matthias (Bill Nighy) esboza un intento de idea de nacionalismo gestándose desde dentro en rebeldía al colonialismo británico. En otras palabras, lo que vemos en Total Recall, no es mas que una performance de la narrativa del nacimiento de Estados Unidos.

Image and video hosting by TinyPic
Una estética de videojuego... pero ¿dónde están los mutantes?

Es evidente que una historia así, va a resultar poco efectiva y nada verosímil. Es verdad, podemos entrar en la lógica de la película y pensar en la hegemonía colonial y la dominación política y militar sobre los subalternos. Pero mucho más coherente o contemporáneo es darle la importancia al poder económico, y cómo lo político está al servicio del capital. De otro modo, el resultado, es lo que me genera este Total Recall, una sensación de anacronismo completa. Incluso si Wiseman deseaba potenciar la idea de la insurrección, y centrarse en que Quaid se convierte en el fundador de una nación independiente, tendría que haberle prestado más atención al resto de la comunidad, es decir, que la Colonia genere identidad en sus habitantes y un sentido de pertenencia. Cosa que no existe por ningún lado. En la escena más absurda, todos los colonos ante la amenaza de la invasión actúan como ovejas en el matadero. Wiseman bien pudo fijarse de nuevo en el film original: Venusville es un perfecto ejemplo de comunidad identificada en su diferencia. En su propia cultura e identidad.

Es verdad, no es fácil que un remake supere a la original. Pero al menos habría que intentar no cambiar una buena historia en la cual el espectador pueda encontrar algo de sí mismo, por otra que nunca va a asentarse porque ya no es por ningún lado creíble. En resumen, esta Total Recall es divertida, tiene buenos efectos, pero definitivamente no pasará a la posteridad. Para ver la misma historia con mayor sustancia, mejor me busco The Patriot.

Tags:

2 comentarios:

  1. Algo que me gusta de este tipo de artículos es que usas palabras tan difíciles para describir cosas tan simples y cercanas a uno, que me siento culto de leerlas. Bueno bromas a parte, concuerdo con la mayoría de puntos descritos. Esta película sin embargo, no me pareció mucho menos creible que la original. Digamos que desde un punto psicosocial quizás a los letrados les parezca mas factible que se lleven a cabo sucesos como los de la cinta original. Pero vamos por el lado científico. Una colonia en marte? Un dispositivo antideluviano descomunal que produzca una atmosfera en marte partiendo del derretimiento de hielo? Construido claro por alienigenas que se diferencian de los seres humanos en que parecen unas versiones deformes de estos mismos. Un lider ideológico de toda una especie que es nada mas que un ñordo amorfo salido de la wata chelera de un trabajador de sindicato. No sé, pero viendolo asi me parece que la nueva versión es mas verosímil que la original. Ojo, soy admirador de Verhoeven, Starship Troopers me parece una de las mejores películas de la historia, pero asi como disfruté su total recall, tambien admiré los cambios en esta nueva. El personaje de Lori me pareció espeluznantemente atractivo, y de verdad que a la miss Beckinsale ultimamente no la he visto haciendo otra cosa que esto. Pero a mi parecer le sale mucho mejor que a otros iconos femeninos del encasillamiento en "heroinas de acrobacias en camara lenta y acción violenta" ehem -Milla-. Yo disfruté mucho de esta película, claro, tambien por los tributos a la original como la tipa del disfraz que mencionaste y otro que me pareció notar, que no recuerdo en este momento. Para culminar me gustó esta película mucho mas que GI Joe y me sorprende que a esta le hayas dado una crítica menos favorable que a esa que si era acción violenta completamente gratuita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes algo contra la buenota de Jovovich!

      Ah bueno, la ciencia ficción te pide que te creas las condiciones mínimas de mundo posible que te proponen. Desde la teleportación de La Mosca, el metal líquido de Terminator 2, a los ecológicos Na'vi de Avatar, viajar al sol como en Sunshine, o que exista un manera de tener oxígeno en Marte. Eso de allí no lo discuto pues sería muy quisquilloso.

      Mi problema con esta peli, es solo que me estan contando una historia muy flojita de independencia (norteamericana). Y que algunos personajes no terminan de cuajar. Pero tampoco me impide divertirme, tanto que al salir del cine me quedaron muchos pasajes en la cabeza. Yo le pongo un 6/10.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Síguenos, opina o sugiere temas en



Escopofilia
en Google+
Image and video hosting by TinyPic
Escopofilia
en Facebook